Superposición del sitio

Si no hubiera sido por Dios…

Si no hubiera sido por Dios…

Un día desperté con temor, con ansias locas de escapar de la realidad que me atormentaba, del dolor que atenazaba mi alma impidiéndome pensar con claridad, anhelante de fugarme del hoy que no me permitía vivir a plenitud como yo hubiera querido, del presente que me destruye por los errores del pasado que no perdona ni me deja vivir, pero del que escapé en su momento porque de no hacerlo, me hubiera matado.

Muchas madrugadas lloré en la cama, rumiando mi dolor.

Muchos días abrí mis ojos a pesar de no querer hacerlo.

En infinidad de veces desesperé, pues no podía con la pesada carga que llevaba sobre mis hombros, y que amenazaba a cada instante con hundirme en el abismo de la oscuridad.

Golpeé las paredes impotentes, lloraba a raudales en la soledad de mi habitación, y le gritaba rabioso a la vida por permitir que estas cosas me sucedieran.

No soportaba ya tanto agobio en mi alma.

Quería irme lejos de todo y de todos, pues no veía el alivio a mis sufrimientos.

Pero no lo hice.

No me fui.

Me quedé.

Los fantasmas del pasado, junto a los monstruos del presente no fueron lo suficientemente fuertes para destruirme.

No lo fueron por una sencilla razón.

Si no hubiera sido por la fuerza que llevaba en mi corazón, inspirada por las palabras sagradas de un ser que murió por mí.

Si no hubiera sido por la poderosa presencia en mis días del amor que albergaba en mi espíritu por los demás.

Si me hubiera dejado vencer por los estigmas del ayer que me ahogaban cada minuto.

Si no hubiera sido por todo esto, mis mañanas habrían amanecido sombrías y sin esperanzas, y yo no tendría la verdadera paz que solamente brota en el alma por haberlo conocido, y sentido, en cada etapa de mi existencia, en cada luz en el camino que me iluminaba en medio de la oscuridad para yo no perderme, en todo momento en que lloré y sufrí por no tener un motivo para vivir, en cada episodio de mi historia que me atosigaba hasta querer desear la muerte, a cada minuto en que furioso miraba al cielo implorando por una paz que estaba muy lejos de sentir por las ilusiones perdidas a lo largo del camino.

Si no hubiera sido por el gozo enorme que llegó a mi corazón cuando lo conocí, quizás yo me hubiera perdido en las fauces del destino que anhelaba hundirme en las tinieblas del infortunio.

Jamás hubiera llegado a conocer la felicidad plena que solamente trae el amor de ese ser que murió por mí.

Si no hubiera sido por Dios, yo no estaría aquí, frente a ustedes, vivo.

Si no hubiera sido por Dios, ustedes estarían ahora orando frente a mi tumba.

Si no hubiera sido por Dios, mi universo ya no existiría.

Pero nada de eso pasó, gracias a la infinita misericordia de ese todopoderoso ser que se apiadó de mi tristeza y dolor, y que me rescató por siempre para acogerme entre sus brazos infinitos de amor.

Mi existencia sería otra, o posiblemente, ni sería.

Si no hubiera sido por Dios…

 

1 comentario en «Si no hubiera sido por Dios…»

Deja un comentario

Scroll Up