Si no hubiera sido por Dios…

Si no hubiera sido por Dios… Un día desperté con temor, con ansias locas de escapar de la realidad que me atormentaba, del dolor que atenazaba mi alma impidiéndome pensar con claridad, anhelante de fugarme del hoy que no me permitía vivir a plenitud como [ . . . ]

EL TE QUIERO QUE NUNCA DIJIMOS…

EL TE QUIERO QUE NUNCA DIJIMOS… Creo que todo ser humano ha sufrido una de esas noches, o madrugadas, en las que no logramos conciliar el sueño con nada, observando bocarriba el techo de la habitación y hallando mil maneras de no dormir, aunque queramos. [ . . . ]

Perder la vida, un momento de reflexión para matar el aburrimiento y abrir los ojos

Perder la vida ¿Perder la vida? Quizás al leer esta interrogante pienses que me refiero al momento en que acaba nuestra existencia en este mundo, cuando exhalamos el último hálito de vida y morimos terrenalmente. Nada más lejos de la cruda realidad a la que [ . . . ]

El muerto que todos llevamos encima…

Ayer fui a llevar a mi esposa a un seminario de mujeres en una iglesia de Arecibo, ciudad que queda bastante cerca de nuestro hogar en Manatí, y como la actividad, como dije anteriormente, era únicamente para mujeres, pues ni corto ni perezoso, me fui [ . . . ]

Un clamor que sí llega, cuando sinceramente crees…

Las peticiones que se hacen desde el corazón, con genuino sentimiento y gozo, y una plena convicción de que serán en su momento contestadas, es lo que convierte un día rutinario y repleto de dificultades en uno en el que sonreímos por el simple hecho [ . . . ]

El vacío que no llenamos, o lo que perdemos por no saber vivir

El vacío que no llenamos, o lo que perdemos por no saber vivir
 No somos eternos. Tampoco infalibles. Cometemos errores. Algunas veces aprendemos; otras, seguimos metiendo la pata una y otra vez como esa fuera nuestra naturaleza humana por nacimiento. Creemos que viviremos por siempre, [ . . . ]

Bajo ataque: María, once meses después… (4to artículo de María, el monstruo nos atacó)

<em>Bajo ataque: María, once meses después…</em> Pareciera como si esas interminables horas de terror vividos bajo el asedio despiadado de María no hubiesen finalizado, todavía. Salimos a las calles en la mañana y vemos, consternados, como muchas casas y calles de nuestros pueblos lucen sin [ . . . ]

Tu vida no termina por una mala decisión

Ni una mala decisión, o varias, son suficientes para que afirmes que tu vida entera ha terminado, y cuando digo vida entera no me refiero a que te mueras en ese preciso instante, ni de que te arrojes por un barranco, o te atravieses en [ . . . ]

Cuando mis ojos lloraron hoy

<strong><em>Cuando mis ojos lloraron hoy</em></strong> Las primeras horas del amanecer siempre son las más oscuras en mi vida, pues la tristeza que me asola es compañera inseparable que nunca se aleja, aunque le caiga a patadas, ni la desazón que me invade tiene compasión conmigo [ . . . ]

¿Eres de los que temen hacerlo?

Una de las cosas que más impiden tu progreso y bienestar es tu temor para hacerlo, lo que sea, desde hablar con otra persona, pararte frente a un público a hablar, conducir por primera vez un carro, invitar a la persona de tus sueños a [ . . . ]

Nos olvidamos de ser humanos

Nos olvidamos de ser humanos Cuando era niño y luego adolescente jugaba con todo y con todos, ya fueran carreras, juegos de mesa, beisbol, un poquito de baloncesto y otras cosas para pasar el tiempo. Era feliz, como cualquier jovenzuelo comenzando a experimentar sensaciones desconocidas [ . . . ]

Una gran verdad

Cuando nos rendimos ante la vida es que comienza el principio del final de nuestros sueños y esperanzas. Es triste ser únicamente un cuerpo andante sin ninguna ilusión ni aliciente por algo más que meramente existir…

Cansado y sin fuerzas (1)

Cansado y sin fuerzas ¿Quién no se ha sentido así en ocasiones? ¿O siempre? ¿Uno de esos días que se convierten en meses y luego años, y parecen no tener fin? La desesperación hace presa de ti, te agarra por la cabeza, tu mente, tus [ . . . ]

Perdiendo se gana

Perdiendo se gana… Cuando los símbolos de lo que es o fue tu vida se van, dejan en muchas ocasiones un vacío, un sentimiento de futilidad sin límites que no sabes si algún día también se irá. Por lo menos, en la gran mayoría de [ . . . ]